3 comportamientos de las mujeres millennials en el trabajo

Mejor preparadas para asumir puestos de liderazgo, las mujeres incrementamos nuestra presencia y nuestra fuerza dentro del mercado laboral. Nuestro discurso ha cambiado, buscamos la igualdad de oportunidades, utilizamos las nuevas tecnologías en su día a día y peleamos por la conciliación laboral y el éxito empresarial. Somos mujeres que marcamos la diferencia.

20170302_3-behaviors-of-millennial-women-in-business_1

Numerosos estudios advierten de que en apenas cuatro años el 25% de la fuerza laboral vendrá impulsada ya por las denominadas millennials. Mujeres que cambian la forma de trabajar, que valoran la flexibilidad laboral por encima del salario y que luchan por una conciliación real. Tú eres una de ellas y así es cómo te gusta trabajar.

Trabajas a un ritmo diferente

Como millennial no es que no quieras un horario definido, que es tu punto de partida; lo que no entiendes es que sea definitivo. Crees en la flexibilidad, en poder salir de la oficina si necesitas un momento para algo personal, y no te importa quedarte más tiempo después. Y las vacaciones nunca encorsetadas. No entiendes irte desde el día uno hasta el treinta y uno, de lunes a viernes. Tienes que poder coger tres días aquí, diez por allí y dos salteados en tres meses. Quieres desaparecer y volver con las pilas recargadas, sin que nadie te lo impida.

20170302_3-behaviors-of-millennial-women-in-business-2

Y es que a las millennials nos gusta pensar en ser nuestra propia jefa, gestionar nuestro tiempo. No nos vale el sistema tradicional. En el caso de muchas mujeres, como aquellas que emprenden en sectores en constante cambio, como AVON en el sector belleza, es importante poder elegir cómo organizarnos. Y si no es así, pensamos que no se nos tiene en cuenta. Y en cuanto nos sentimos así, buscamos otro sitio donde también se valore nuestro bienestar personal.

La movilidad es, por tanto, otro punto que nos define. No creemos en un contrato a largo plazo, sino en ir encontrando nuestro camino profesional allá donde vemos una oportunidad. Somos una generación que estamos empezando a llegar a los puestos más influyentes de la empresa, pero a la vez, necesitamos recibir constantemente nuevas motivaciones para estar inspirada y sentirte completa con la vida que estás construyendo y los sueños que persigues.

Necesitamos argumentos para activarnos

No vale un porque sí, sino que tenemos que creer en lo que se nos pide. Al igual que nos gusta sentirnos identificados con la cultura empresarial que se nos impone. No trabajamos sólo para el jefe, sino con él y para nosotras mismas. Somos colaboradoras y necesitamos trabajar en equipo, ya que no toleramos los modelos basados en la autoridad. Hemos crecido en democracia y esa actitud es la única viable. Aportar ideas, discutirlas y llegar a una solución común y aceptada por todas. Es nuestra forma de entender cómo se hacen las cosas.

El éxito de la empresa, además, pasa por el bienestar de sus trabajadores, por el impacto positivo que su labor está teniendo en la sociedad y por mantener una ética de concienciación. Ya no valen solo los resultados financieros, ahora el éxito es más humano.

20170302_3-behaviors-of-millennial-women-in-business-3

Somos optimistas y emprendedoras

Creemos que todo se puede conseguir, con esfuerzo y constancia. Nos han enseñado a ser críticas con la información que recibimos (que es mucha), a mirar al futuro con ilusión y no bajar nuestro nivel de vida es, en realidad, lo más importante para nosotras. Por eso, no es tanto el salario como el equilibrar la balanza entre la cuenta corriente, la vida personal y el éxito profesional. De ahí que demandemos, como condición sine qua non en la política laboral, una conciliación real. Es el yo trabajo para vivir, pero no entendemos esa segunda parte del refrán vivir para trabajar.

Y, además, queremos y pedimos formación constante. Sabemos que el mercado laboral es, ahora mismo, muy competitivo; no podemos quedarnos atrás. Reinventarse, aspirar a dar siempre un paso más y crecer en el camino. Al final, las mujeres millennials buscamos enriquecernos a todos los niveles, a ser mejores y a disfrutar también en el trabajo.