Encuentra tu afinidad: ¿Maquillaje líquido o en polvo?

Imagínate en los zapatos de james Bond. Cómo querrías tu Martini ¿Removido o agitado? Es un dilema similar cuando se trata del maquillaje de una mujer, buscando la cobertura perfecta: ¿Es mejor líquido o en polvo? Estoy convencida que más de una vez te has visto en esta situación: eternas dudas sobre qué formato es mejor para tu piel o cuál te dará una cobertura más adecuada. Y sobre todo, ¿cómo encontrar el tono correcto? Es muy fácil, déjame darte unas claves para encontrar la base de maquillaje perfecta.

1. ¿Cuál es mejor?

¡Todos son buenos! Durante los últimos años las fórmulas han evolucionado y mejorado de forma increíble. La pregunta es qué productos funcionan mejor en tu piel y cuáles funcionan mejor juntos. Antes de tomar una decisión de textura, debes conocer bien tu tipo de piel.

2. ¿Cuál es tu segundo subtono?

Todas las mujeres han sufrido esta situación: nos volvemos locas buscando la base perfecta y nuestra mejor amiga nos recomienda la suya. Sin importar lo cara que puede llegar a ser la marca, siempre encuentras una pega. ¿Por qué el maquillaje que tan bien funciona a mi amiga, en mi rostro parece una máscara? ¿Qué pasa con mi piel?

Primero, no hay nada malo con tu piel o tu tez. El error es no haber prestado atención nada más que a tu tono de piel (Baja, media, media tirando a oscura…). Pero has olvidado fijarte en tu subtono. ¡Sin dramas! Vamos a explicarlo de la forma más sencilla. 

Piensa en tu piel como una base semi transparente. Tiene su propio tono en la superficie. Pero aún hay más: el subtono. Es el color que surge por debajo de tu tono general. 

El color que surge debajo de tu tono general es el que afecta a la totalidad de tu tono de piel.

Puede ser un tono rosado, neutral o dorado. Los subtonos de la tez de tu piel suelen ser ligeramente azulados. Los tonos dorados se acercan a los amarillos, con reflejos en tono melocotón. Los tonos neutrales se mantienen en el medio.

Volviendo a la conversación sobre tu amiga: si sus subtonos son rosados y los tuyos son dorados, te llevará por mal camino para decidir tu base perfecta. ¿Cómo determinar entonces tu tono de piel? Comprueba la parte interna de tu brazo. Si tus venas parecen azuladas, estás en un tono frío, sin embargo si luce más verdoso, estás en un tono más cálido ¿No sabes decir que tono tienes? Esto quiere decir que tus subtonos son neutrales.

Ahora que ya tienes toda la información, puedes elegir el tono perfecto combinando tu tono de piel y tu segundo tono.

3. ¿Base en polvo o líquida?

Ahora, centrémonos en las texturas. Como regla básica, si tienes una piel más grasa, deberías elegir un maquillaje en polvo, como los polvos compactos matificantes Flawless Avon True Color,  para proporcionar un acabado mate y aterciopelado. Procura no elegir uno muy mate, si no quieres parecer una Geisha japonesa.

Amarás las últimas fórmulas ultra ligeras: contienen pigmentos nacarados que reflejan luz de forma natural, para iluminar las caras más embotadas o con más imperfecciones.

Consejo de maquillador: aplica los polvos compactos encima de una base líquida para que sea más duradera.

Las bases de maquillaje líquidas son buenas para las pieles más secas (con el paso del tiempo tu piel se vuelve cada vez más seca). De fácil difusión y alta cobertura, por lo que puedes aplicarte más o menos producto evitando el no deseado efecto máscara. Por ello, hemos probado la base de maquillaje Líquida Flawless Avon True  Color, y hemos descubierto resultados increíbles: nuestra piel luce más hidratada y radiante.

Te estarás preguntando, ¿y qué hay de polvos compactos? Sus nuevas fórmulas mezclan los beneficios de la crema y los polvos en un único producto de fácil aplicación. Este maquillaje sólido se transforma en una crema mientras se aplica. Unos segundos después, gracias a tu calor corporal, el agua se evapora dejando un acabado en polvo ligero. Permite una cobertura media a total, minimiza los poros e imperfecciones y se mantiene a lo largo de todo el día, como la Base de Maquillaje Acabado Aterciopelado Flawless Avon True Colour, siendo 3 en 1: base, corrector y polvos.

4. ¿Qué pasa si tengo bastantes imperfecciones?

Las bases de maquillaje no pueden hacer todo por sí solas. Necesitas un corrector, como el Stick Corrector Flawless Avon True Colour. Úsalo para cubrir ojeras, defectos o imperfecciones. Así, aplícalo en la zona que quieras cubrir para tu tez. El truco para el corrector más acertado: busca un tono 1 ó 2 tonos más ligeros que tu piel.