Estas son las mujeres que marcan la diferencia

Son artistas, deportistas, mujeres comprometidas, actrices o emprendedoras. Pero ante todo son mujeres fuertes que luchan día a día por una causa. Son jóvenes con éxito. Son cinco mujeres que marcan la diferencia.

Ya sea por el trabajo y esfuerzo puesto en cada entrenamiento, por saber hablar de lo que todas hemos querido gritar alguna vez, por su valentía o sus palabras en una charla inspiradora, hay mujeres a las que admiramos. Y muchas son jóvenes, muy activas en redes sociales y que conocen bien las nuevas tecnologías pero que luchan por causas que siempre han estado ahí. Millennials que dejan huella y marcan la diferencia.

Lena Dunham (Norteamericana, 30 años)

20170223_every-woman-makes-a-mark_1

Es guionista, directora y actriz estadounidense. Creó la serie Girls en 2012 y desde entonces se ha convertido en una de las jóvenes más respetadas de Estados Unidos. Nominada a cuatro Premios Emmy durante ese mismo año, Lena no ha hecho más que firmar contratos multimillonarios para seguir escribiendo. También en ese mismo año, publicó su primer libro titulado Not That Kind of Girl: A Young Woman Tells You What She’s Learned (No soy ese tipo de chica).

Su compromiso social ha llegado siempre en forma de apoyo político a los líderes en los que cree durante las campañas electorales de su país y siempre pidiendo a los votantes más jóvenes que se involucren en su país. De forma activa y creativa, hablando de forma honesta y directa. Tal y como es ella. Lena es la naturalidad más moderna y descarada de la televisión norteamericana.

Miki Agrawal (Canadiense, 37 años)

Miki es una emprendedora social que está revolucionando el mundo femenino con su ropa interior. Ella ha creado un producto único en el mundo que aborda la menstruación femenina sin tapujos. Una línea de lencería bonita y, además, absorbente. Según sus propias palabras, ‘no se trata de temas sensuales, pero son innovadores y modifican la cultura’. Y es que una forma de avanzar en la sociedad es hablar de las cosas que son naturales sin vergüenza, y ella además, les está haciendo hueco en la moda.

Carolina Marín (Española, 23 años)

Campeona olímpica en Río de Janeiro el año pasado y dos veces campeona mundial en bádminton, un deporte minoritario que ha incrementado su presencia en Europa gracias a ella. Su esfuerzo y su tesón se unen a los milimetrados entrenamientos que realiza en los que se evalúa hasta su visión. Con Carolina, la tecnología móvil se coloca al servicio del deporte. Y ella ha conseguido, no solo una merecida recompensa a su constancia, sino que el bádminton sea, de repente, un deporte seguido por miles de chicas en Europa que ahora quieren llegar a lo más alto con la raqueta.

Emma Watson (Británico-francesa, 26 años)

20170223_every-woman-makes-a-mark_2

Además de actriz, a Emma Watson se la define ya como filántropa. Desde su primera aparición en la gran pantalla, ha utilizado su éxito para alzar la voz y concienciar sobre importantes causas sociales.

El 20 de septiembre de 2014 en Nueva York y nada menos que ante la asamblea de las Naciones Unidas, de la que es Embajadora de Buena Voluntad, Emma dio un emotivo discurso en el que defendía la igualdad de ambos sexos en todos y cada uno de los aspectos sociales, culturales, económicos y políticos. Y pidió a hombres y mujeres que lucharan por ello en un movimiento del que ahora es su cabeza más visible #HeForShe. Y utiliza sus redes sociales con este objetivo. Pero su compromiso con la sociedad es tal, que no descansa y trabaja por muchas otras causas; ya sea con sus discursos o repartiendo libros por el metro de Londres para fomentar la lectura.

Malala Yousafzai (Pakistaní, 19 años)

20170223_every-woman-makes-a-mark_3

Con tan solo diecisiete años, su voz consiguió alzarse por encima de un régimen político opresor que marcaba su día a día. Es la persona más joven en acceder a un Premio Nobel de la Paz, que ganó en 2014 y que le ha dado más fuerza para seguir su lucha.

Estudiante y activista. Malala creó un blog para la BBC en el que relató su vida bajo la ocupación de los talibanes y sus puntos de vista sobre la educación de las chicas en el valle de Swat, donde vivía. Ha luchado desde entonces por los derechos civiles, especialmente de las mujeres, en la provincia de Khyber. Movimiento que ha obtenido, gracias a su trabajo, un apoyo internacional unánime. Su familia dirige ahora una cadena de escuelas para chicas en esta región. Un ejemplo de fuerza y coraje.