¿Gloss o Mate?

20160623-glossormate-4

¿Café con leche o sin leche? ¿Carne o pescado? ¿Mezclado o agitado? Nuestra vida está llena de momentos en los que no tenemos más remedio que elegir entre dos opciones muy diferentes. El maquillaje no es ninguna excepción y siempre hay dos grandes preguntas flotando en el ambiente. Si hablamos de ojos la pregunta es ¿Lápiz de ojos o khol? y si hablamos de los labios, tenemos un dilema estilo Hamlet “¿Gloss o mate? Esa es la cuestión”

Las modas van y vienen, pero la barra de labios mate siempre permanece como un básico. El gloss ha tenido una suerte distinta. Los labios con brillo estuvieron muy de moda en los ochenta y noventa (¿Te acuerdas de los icónicos labios helados de Kate Moss?). Una década más tarde, nadie quería saber nada de los labios glossy. Pero el gloss vuelve de nuevo y tal como vimos en la pasarela de primavera 2016 de Nina Ricci, (esos labios brillantes, casi húmedos) vuelven con mucha fuerza. Pero no de la misma manera que hace dos décadas, ahora vuelven de manera más sutil, elegante y sexy. La pregunta es ¿Te tienes que apuntar a esta tendencia? Aceptando que no existe la verdad absoluta, vamos a darte algunos consejos.

1. Escoge mejor las barras de labios mate si…

Gloss o Mate

Sin duda alguna, tus labios son grandes. Créeme, son sexy por sí mismos, no es necesario darles un extra de volumen.  Un tono mate rosa nude será perfecto para ir a la oficina, y rojo o más oscuro será ideal para la noche.

El mate lo prefieren también aquellas mujeres que les encanta el look diva retro. Imagínate a Ava Gardner, Marlene Dietrich o a Grace Kelly. Ellas siempre apostaban por el mate, hace que el look sea eterno y fuerte, como somos las mujeres.

Hay una tercera razón muy práctica: la barra de labio dura más.

El mate es tan poderoso que no necesitas maquillar tus ojos en exceso. Es más, no debes hacerlo, excepto si lo que buscas es un efecto dramático.

Y para terminar, pero no por ello menos importante, el mate es la mejor forma de probar tonos nuevos que puedan ser difíciles de llevar. ¿Te apetece explorar a maquillarte los labios de tonos azules? ¿Quizás en tonos cereza oscuro? Atrévete con el mate.

2. Elige el gloss si:

20160623-glossormate-2

Tus labios son finos y quieres potenciar su volumen. Un poco de gloss refleja más la luz y añade un efecto volumen. Es como un toque de ácido hialurónico sin sufrir las agujas (y más barato, por supuesto)

Es más rápido, el gloss te lo puedes poner en un solo paso. Una pasada y ya estás lista, tan fácil como eso.

Normalmente dura menos, pero, por otro lado, es fácil de retocar a lo largo del día, incluso sin espejo.

Si tus labios están secos, una barra de labios mate es para valientes. Por supuesto que puedes ponerte un bálsamo hidratante horas antes, exfoliarlos y ponerte la barra de labios. Pero te llevaría mucho tiempo y las mujeres en el siglo XXI, no estamos sobradas de tiempo, precisamente. Vete a por el gloss de cabeza, esconderá la sequedad e hidratará los labios.

Te hace parecer más joven y saludable ¿Quién no busca ese efecto? A algunas mujeres no les gusta la sensación pegajosa del gloss pero quieren su efecto brillo, pues es el momento de probar una barra de labios de alta hidratación con brillo.

Da un toque sexy y dulce. Recuerda: Solo un pequeño toque, nunca dejar que se apelmace. Aplica este consejo especialmente si tu piel es grasa, ya que tiende de manera natural a tener brillos en la frente, barbilla y nariz. En ese caso no necesitas que tus labios también brillen.

Funciona por sí mismo. Incluso si llevas la cara lavada, el gloss queda bien.

3. Combínalos ¿Por qué no?

Nina Ricci lo hizo. Primero ponte una capta mate. Después pon un toque de gloss en la zona del arco de cupido y en la parte inferior, dejando las comisuras completamente mate. En un parpadeo, tus labios lucirán con un brillo sorprendente. Es una opción que nunca te hará perder, el equilibro perfecto para el mejor look.

20160623-glossormate-3