Mis pies sobrevivieron a bodas, bautizos y comuniones

20170427_My-feet-survived-all-the-weddings-baptisms-and-communions!_1

Levanta la mano si alguna vez te han invitado a una boda (o una fiesta), te has puesto tus tacones altos y al pasar las horas, no has podido más con el dolor de pies. Tal vez has terminado la noche bailando descalza sin importarte el estilo y todo lo que te costaron las sandalias. Pues no eres la única, he visto actrices en los Oscar caminando con sus “manolos” en las manos al finalizar la fiesta. Sin hablar de lo doloroso que es caminar al día siguiente con las terribles heridas que suelen quedar.

La pregunta es: ¿Considerarías unos tacones más modestos para la próxima? Tal vez ¿Unas sandalias no tan sexys pero más cómodas? Es una opción, pero si no quieres renunciar a tus tacones lo que necesitas son soluciones fáciles de usar para que esos dolores por usar zapatos sean cosa del pasado. Y tengo una buena noticia: esas soluciones existen, y te van a encantar.

20170427_My-feet-survived-all-the-weddings-baptisms-and-communions!_2

  1. No más heridas

Cuando usas medias con botas todo es maravilloso. Cuando llega el verano, las sandalias llegan y todo se hace más complicado. La mejor forma de evitar esas heridas por fricción entre tu piel y las sandalias, es creando una barrera protectora. Los corredores usan vaselina: es una forma de resolverlo. También puedes optar por un bálsamo en barra para ampollas, para crear una barrera protectora encima de tu piel. Funciona como una barrera protectora y ayuda a reducir la fricción entre tus pies y zapatos. Es fácil de aplicar (funciona como un desodorante roll on) y es también muy fácil de llevar en tu bolso para que puedas aplicarla de nuevo cada vez que lo necesites.

20170427_My-feet-survived-all-the-weddings-baptisms-and-communions!_3

  1. No más dolor de suela

Los pies fueron creados para caminar rectos, no para ser elevados con tacones. Cuando lo haces, todo tu peso recae en una parte muy pequeña de tu anatomía. Puede que no lo notes cuando te estás probando unas sandalias por primera vez en la tienda, o cuando ya estás vestida lista para salir de casa. Pero unas horas después, el dolor comienza, y puede ser terrible. La solución es usar plantillas de gel que ayuden a proteger las plantas de tus pies. Las modelos en pasarelas no las usan porque solo tienen que usar las sandalias por unos cuantos minutos, pero las actrices en las alfombras rojas sí, y tú también deberías. Son transparentes para que nadie las note.

  1. No más piernas fatigadas

Caminar en tacones altos tiene otra consecuencia: la sangre no fluye con tanta fluidez y tus piernas puedes sentirse cansadas, pesadas o con dolor. Es posible que también tus talones necesiten un buen masaje que facilite la circulación sanguínea. Aunque estés muy cansada al llegar a casa, vale la pena dedicar unos cuantos minutos a masajear tus piernas y pies con un gel refrescante. Seguro que a la mañana siguiente vas a notar la diferencia.

20170427_My-feet-survived-all-the-weddings-baptisms-and-communions!_4

  1. No más lágrimas al día siguiente

Si la fiesta fue un sábado, dale un descanso a tus pies el domingo. Mi opción favorita es usar unas zapatillas cómodas con el talón algo elevado (Cuidado, si son muy planas puede ser doloroso después de haber usado tacos altos ya que tus músculos necesitan un poco de tiempo para volver a adaptarse) y date un un pequeño masaje en tus pies.

20170427_My-feet-survived-all-the-weddings-baptisms-and-communions!_5