#TBT: Cinco lecciones esenciales de negocios de la Primera Distribuidora Avon

Antes de que las mujeres tuvieran derecho a votar o tuvieran medios reales para alcanzar la independencia financiera, hubo una mujer en la historia de Avon que desafió las convenciones: la primera Distribuidora, la Sra. Persis Foster Eames Albee.

20161215-BusinessLessonsAvonReps-1

Esta mujer de New Hampshire, nacida en 1836, era conocida por su estilo e inteligencia, lo cual atrajo la atención del fundador de Avon, David H. McConnell. Él le pregunto si querría ser la primera vendedora itinerante de la compañía y el resto es historia.

20161215-BusinessLessonsAvonReps-2

Ya sea que te estés esforzando para crecer en tu trabajo o que seas una empresaria a punto de lanzar una gran idea, todos podemos aprender una cosa (o cinco) de esta mujer sensacional.

1. Da un salto de fe.

Llamémosla la startup original. En 1886, la Sra. P.F.E. Albee arriesgó y aceptó una oferta del fundador David H. McConnell (que en aquel momento estaba dejando el negocio de vender libros) de trabajar como vendedora de puerta en puerta para lo que en aquel entonces se llamaba la California Perfume Company. “La Sra. Albee fue una de las Agentes Generales más exitosas que tuve en el negocio de los libros y dejé en sus manos el primer maletín de muestras, o equipo, del negocio del perfume”, escribió el Sr. McConnell en 1903. Conocida por su carácter amable y por su capacidad de superación, la Sra. Albee viajaba en una carreta tirada por caballos, en tren o a pie, ofreciendo perfumes a todas y cada una de las personas con las que se encontraba y vendiendo sin cesar.

2. Ten una estrategia.

La determinación de la Sra. Albee tuvo su recompensa y pronto fue contratada para hacerse cargo de las operaciones diarias de las ventas de perfumes. Por supuesto, se dedicó en cuerpo y alma a la misión encomendada. Aprovechando la creciente popularidad del perfume, amplió sus viajes más allá de su pequeña ciudad en New Hampshire hasta abarcar todo el Noreste. La Sra. Albee desarrolló un plan de negocios basado en reclutar a mujeres que sirvieran como “agentes locales”, vendiendo productos en sus propios vecindarios. “Por consiguiente, es lógico que le concedamos el título honorífico de la Madre de la California Perfume Company”, escribió McConnell. La estrategia tuvo tanto éxito que se convirtió en uno de los identificadores claves de la compañía que todavía se sigue utilizando hoy en día.

3. Ama lo que haces.

Imagínate esto: una Sra. Albee segura de sí misma y organizada termina una venta exitosa y continúa avanzando por la calle para saludar a la próxima clienta y cerrar la siguiente venta. La Sra. Albee se esforzó mucho en su nuevo trabajo y ese esfuerzo tuvo su recompensa en todas las áreas de su vida. En una carta al Sr. McConnell, escribió: “No conozco ningún trabajo que sea tan rentable, agradable y satisfactorio como este”.

4. Vístete siempre para tener éxito.

¡Hablando de vestirse con estilo! De la misma forma en la que vivió su vida, la Sra. Albee vestía sin temor, marcando estilo con conjuntos como vestidos de tafetán de color lavanda con varias capas, mangas exageradas y colas impresionantes. Siendo una viajera experta y con buen gusto, no pensó que tuviera que vestir con menos categoría al estar de viaje. En 2015 sus atuendos se volvieron muy famosos cuando uno de sus famosos trajes inspiró una edición especial de Barbie como la Sra. Albee.

20161215-BusinessLessonsAvonReps-3

5. Reparte amor.

El entusiasmo de la Sra. Albee fue completamente contagioso. Como primera vendedora itinerante de Avon, reclutó a otras mujeres para que trabajaran para la compañía. De hecho, la Sra. Albee consiguió empoderar a las mujeres al incorporarlas en el mundo de los negocios ¡34 años antes de que las mujeres siquiera tuvieran derecho a votar! Una de las primeras empleadas de la compañía, Ann Meany, habló con admiración de la Sra. Albee al escribir su biografía: “Ella tenía unos 60 años en 1895 y todavía viajaba, trabajando casi por completo bajo las indicaciones del Sr. McConnell. Era la hija de un pastor y tan dulce y agradable que merece todo un libro sólo para ella”.

Hoy en día las Distribuidoras Avon la han puesto en un pedestal, literalmente. Desde 1969, la compañía ha premiado a las Distribuidora de mayores ventas con figuras de porcelana muy apreciadas que muestran a la Sra. Albee. Y sí, sigue siendo un orgullo recibir una.

En pocas palabras: la historia de la Sra. Albee nos enseña que tenemos que perseguir nuestros sueños, no importa lo grandes o pequeños que sean. En esta época de personas emprendedoras, quién sabe dónde podría llevarte un poco de ambición inspirada en la Sra. Albee.